martes, 28 de junio de 2016

LA NUEVA NOVALIMA


Cientos de conciertos alrededor del mundo y una nominación al Grammy han elevado el interés en Novalima, una de las propuestas musicales más atractivas de la escena nacional.
 

Texto y fotos Alejandra Llosa Ricketts.
Agradecimientos: Musuk Nolte (fotos)
Texto publicado en la Revista Prestigia del Banco de Crédito BCP (2015)




La primera vez que escuché a este grupo estaba sentada en la terraza de playa de un conocido escritor, comiendo sandía en rodajas. Al fondo, a todo volumen, la trompeta de “Malató” del disco Afro. Me sorprendió gratamente la calidad del disco que acompañó la conversación de esa mañana y la voz salerosa de Milagros Guerrero hizo la diferencia. Muchos meses después me llegarían los otros discos y los he disfrutado tanto o más que en la previa. 

La música de Novalima conmueve no solo por su sensibilidad, sino además porque en parte es la continuación de la labor que empezó décadas atrás el músico Nicomedes Santa Cruz, impulsor del redescubrimiento y revitalización de los ritmos afroperuanos que, a diferencia de otros como el afrocubano (salsa y son), permanecen aún en la oscuridad, casi extinguiéndose. 


 
Lo primerito 


Novalima no nació en una ciudad, sino en cuatro simultáneamente. Sus fundadores: Ramón Pérez Prieto (Lima), Grimaldo del Solar (Barcelona), Rafael Morales (Londres) y Carlos Li Carrillo (Hong Kong). La naturaleza ingeniosa y creativa de estos cuatro músicos, unida a la tecnología y a la inmediatez de Internet, permitió grabar por separado, en espacios y tiempos distintos, lo que luego resultó el álbum debut homónimo Novalima (2003), fusión de géneros latinos, percusiones y melodías afroperuanas sobre bases electrónicas de dub y downtempo.



Ritmo de negros 


Afro (2006), editado por el sello británico Mr. Bongo, los consolidó en el mercado extranjero. Con él obtuvieron el premio Independent Music Awards 2006 y un protagonismo considerable en las radios internacionales del circuito alternativo. Debemos decir que este es un disco bien logrado. 

Se produce el ingreso de la cantante Milagros Guerrero, quien hoy forma parte del grupo; y también participan Lucila Campos, el prematuramente desaparecido percusionista Mangüe Vásquez (nieto de Porfirio Vásquez, célebre promotor de la música afroperuana), Óscar Avilés Jr., el fallecido “Zambo” Cavero en el cajón, entre otros. “Ritmo de negros” arranca con la voz “sampleada” de Nicomedes Santa Cruz ejercitando décimas. Notable. Más adelante aparecen los clásicos “Chinchiví”, “Bandolero”, “Cardo y ceniza” (versión funk muy interesante) y “Mayoral”. Las líneas y arpegios de bajo son enfáticos en todo el disco, así como los efectos de reverberación, multipista, delay y otros. Queremos hacer  una mención especial a “Malató”, “Zamba Landó” (excelentes arreglos y líneas de bajo), “Ay Bembe” y “Machete” (tema incluido en el filme del mismo nombre del cineasta chicano Robert Rodríguez). Muy recomendable.



Nominación al Grammy


Coba Coba (2009) nos transporta al África. A la raíz de todo. Es un disco que profundiza mucho en la percusión, aviva al oyente y le produce ganas de moverse. Hay mucha influencia británica y europea en las pistas (dubstep, broken beat, drum and bass, etc.) y mucha mezcla de estilos con reggae, hip-hop, rap, salsa, entre otros. Con él se inicia la relación del grupo con la disquera Putumayo y logran una nominación al Grammy Latino 2009. Entre los temas que vamos a destacar están “Conchaperla”, marinera llevada a sus orígenes de zamacueca; “Libertá” del genial Caitro Soto; el tradicional landó “Ruperta” (llevada al reggae), donde participa el dúo cubano Obsesión; y la conmovedora “África Landó” de Nicomedes Santa Cruz. Merecen una mención particular: “Kumaná”, interpretado por un cantante desconocido sacado de una grabación de los años cincuenta, y “Bomba”, un tema pleno de dance (un tanto similar al de los noventa), divertido, fresco, con una percusión muy caribeña que invita a bailar. Gracias al éxito inicial del disco aparecería una versión de remezclas: Coba Coba Remixed.



Hierro caliente


El nombre de Karimba (2012) fue elegido por el grupo en referencia al hierro caliente que en la Colonia se empleaba para marcar a los esclavos. Este es un disco en el que Novalima arriesga al incorporar ritmos como el panalivio y el tondero. Son pistas con muchos hooks, donde las voces tienen el protagonismo. 

Nos quedamos con “Mamayé”, “Revolución” con la acertada voz de Sofía Buitrón, “Zarambé” en una excelente versión electrónica y “Luna ciega”, remix basado en letra del poeta César Calvo. Entre los colaboradores están Pepe Vásquez, Roberto Arguedas y el desaparecido guitarrista Félix Casaverde, recordado músico de Chabuca Granda. En el 2013 se editó la versión de remezclas Karimba Diabolic Remixes y este año, en septiembre, se espera el nuevo disco de la agrupación, grabado en los estudios Túpac, mezclado y masterizado en Londres. Es un disco de renovación en el cual la banda explorará más ritmos. Se sabe que contará con la participación de los colombianos de ChocQuibTown y Orquesta La 33, del DJ Nickodemus, entre otros.




Agradecimientos: Gonzalo Landázuri, Pedro Callirgos, Diego Morales, Rafael Morales.  



No hay comentarios.:

Publicar un comentario