viernes, 24 de junio de 2016

MÉXICO: donde la leyenda vive

Uno de los destinos más atractivos que existen para exploradores y amantes de la aventura es la Ruta Maya. Este recorrido,  ubicado en el estado de Quintana Roo en México, es algo que debe hacerse por lo menos una vez en la vida. Entre los atractivos que ofrece la ruta están el sitio arqueológico de Chichén Itzá y las ruinas Tulúm, iconos y patrimonio vivo de la cultura mexicana. Conozca un poco más de ellos.





Texto y fotografías Alejandra Llosa Ricketts
Texto publicado en la Revista Prestigia del Banco de Crédito BCP (2014)


El cineasta chileno Alejandro Jodorowsky tiene razón: “El azar no existe, todo en el universo es un milagro”. Mientras observo esta playa de aguas color turquesa le encuentro sentido a sus palabras; como si fuesen el epígrafe de este paraíso. No en vano la Riviera Maya es una de las maravillas naturales más visitadas del mundo. Aguas cristalinas, arena blanca, cielo de acuarela y una industria del descanso que funciona cual reloj suizo. Pero eso no queda ahí. No solo se nos vende relajo frente al mar. México es como el Perú, tiene historia y legado, cosa que implica un viaje mucho más atractivo.


La Ruta Maya

Como ya sabemos, la civilización maya, junto con la azteca y la inca, forma parte de las grandes culturas americanas prehispánicas, por lo que encontramos vestigios de ello a lo largo de todo el continente, desde el límite de Yucatán y Campeche hasta Guatemala. Existen varios sitios para visitar.

A. Llosa

La primera parada es Cancún. Sus hoteles de lujo y oferta de entretenimiento lo convierten en el point de la diversión. A quienes buscan la definición literal de descanso, les recomiendo que sigan más al sur y de frente anclen pies en hoteles cercanos a la reserva de Sian Ka'an. El reposo es en suma distinto. Los madrugadores no deben perderse el amanecer en Punta Sur. Es el primer punto latinoamericano que recibe los iniciales rayos de sol. A cinco minutos del centro de Cancún, mar adentro, encontramos Isla Mujeres. Este fue uno de los destinos que más disfruté durante el viaje. Fue descubierta en 1517 por Francisco Hernández de Córdoba y bautizada por Francisco López de Gómara por haberse encontrado varias estatuillas con figuras femeninas en los templos de la diosa Ixchel.


No deje de visitar el arrecife de Manchones, donde podrá hacer snorkel o bucear hacia la famosa Cruz de la Bahía. Esta instalación de bronce fue puesta en dicho lugar el 17 de agosto de 1857, como parte de los festejos por la fundación de la isla y como tributo y reconocimiento a los fallecidos en el mar. Mide tres metros de altura, pesa cerca de una tonelada y yace hundida a 12 metros de profundidad. No muy lejos de ahí encontramos el Museo Subacuático de Cancún, con más de 400 esculturas en tamaño real, siendo por ello el museo de este tipo más grande del mundo. Bucear en estos lugares es una experiencia inolvidable que no debe dejar pasar. 

Mágico Tulúm

Siguiendo con el viaje encontramos Playa del Carmen, Xcaret, Xplore y Xel-Há, antiguos puertos mayas convertidos hoy en verdaderos emporios ecoturísticos. Uno de los mayores atractivos de estos lugares es la interacción que puede tenerse con animales y ecosistemas: existen ríos de agua dulce, manglares, enormes acuarios, mariposarios y delfinarios, ríos subterráneos, lagunas y cenotes. Vale la pena visitarlos y disfrutar de un día al lado de la pareja, los amigos o la familia. Entre los cenotes más hermosos están: Cenotes y Dos Ojos. En Playa del Carmen no deje de visitar y caminar por la Quinta Avenida, una agradable calle peatonal en la zona céntrica de la localidad, donde se asientan excelentes restaurantes, tiendas y boutiques.



Más al sur, a 132 kilómetros de Cancún, se encuentra Tulúm. Esta es la postal más linda del viaje. Por lo menos para quien escribe. Tulúm fue una fortaleza maya que vivió sus momentos de gloria al final del período clásico (cerca del año 1000 d.C.). La más icónica de sus estructuras, llamada “El Castillo”, se encuentra al borde de un acantilado desde donde se pueden observar increíbles vistas de las ruinas que se funden con el Mar Caribe. Sinceramente imperdible. Justamente eso es lo representativo de Tulúm, ya que este tipo de ruinas no se encuentra generalmente a orillas del mar.

Para quien le sobren los días está Cobá. Si es intrépido como para escalar una pirámide maya, entonces este es su lugar. Con más de 40 metros de altura, Nohuch Mul, que en maya significa “montículo grande”, es la mayor pirámide de la península de Yucatán. También se puede caminar bajo la sombra de los árboles o rentar una bicicleta y dar un paseo por los alrededores.

El Trono del Jaguar

La parte espiritual de la visita llega con Chichén Itzá. Esta enigmática ciudad maya, escondida en el corazón de la selva yucateca, es una de las Siete Nuevas Maravillas Naturales del mundo. El sitio arqueológico cubre un área de más de seis kilómetros cuadrados y cuenta con dos zonas arquitectónicas distintivas. La zona sur se remonta al siglo VII y muestra la construcción temprana en el estilo maya puuc tradicional de la región de Yucatán. La zona central fue construida después de la llegada de los toltecas, alrededor del siglo X, y refleja la singular fusión de los estilos arquitectónicos puuc y del altiplano central de México.
Las vistas y estructuras más impresionantes de Chichén Itzá están situadas en la zona central. Ahí se encuentran el Juego de Pelota, varias plataformas, templos y el espectacular Castillo o Pirámide de Kukulkán. Los guerreros toltecas están representados en los grabados que se encuentran alrededor de la entrada, en la parte superior de El Castillo. Cerca está el Cenote Sagrado, al cual se puede llegar tras una caminata de diez minutos.

A.LLosa

A.llosa
A.Llosa

Cada año, durante los equinoccios de primavera y otoño, el sol crea la ilusión de una serpiente ascendiendo o descendiendo por las escaleras de la Pirámide de Kukulkán, un fantástico fenómeno que atrae a grandes multitudes. Se puede recorrer los sitios  arqueológicos de Chichén Itzá en un día de excursión. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario